martes, 21 de julio de 2015

El lugar


En mi pesadilla constante, el tema es el lugar. El espacio ocupado. El espacio literal. En el que estoy y no quiero estar, al que no quiero volver.
En la vida, sin embargo, el lugar está clarísimo. El lugar es mi casa. Una casa que llegó por sorpresa, por una mudanza forzada y necesaria.
Pasaron un par de años, pasaran otros más.
Hace unos días, me paré en la puerta y la miré y pensé "esta es la casa en la que quise vivir toda mi vida". La amo con todo lo que está adentro.
Alguien vino y me dijo "tu casa sos vos" y eso, para mí, fue uno de los piropos más lindos.
El lugar que se ocupa se elige. Se forma. Se construye.

► https://www.youtube.com/watch?v=BG2NL72DhqA ◄

domingo, 5 de julio de 2015

Fragmentos



Yo no se algunas cosas.
No se estar tranquila. No se hacer que la cabeza frene, y no maquine, y se calme, y siga.
No se disfrutar del todo de las cosas sin esperar que salga algo mal, y que se rompa o se pudra.
Yo no se no ser ansiosa: no se esperar. ¿Qué espero? Yo no se qué espero cuando espero que pase algo más.
Yo se tirarme en la cama boca arriba y suspirar y después -al rato, a las horas, a los días- activar la máquina del terror. Yo no se medir las emociones.
Yo no se no decir todo el tiempo lo que siento y eso, siempre, me agota y agota.
Yo no se medir la intensidad de lo que digo y hago, porque hago y digo todo el tiempo.
Yo no se no ocupar todo el tiempo con alguna cosa. Una sola, la que sea, que tiña todo y empantane.
Yo no se no sentir todo el tiempo que el otro -cualquier otro- piensa que soy insoportable. Un poco o mucho.
Hoy es domingo. Hoy no se. Hoy se por la negativa.